viernes, 28 de agosto de 2009

LO QUE HAY EN NUESTRO INTERIOR


LO QUE HAY EN NUESTRO INTERIOR


San Agustin dotado de una gran inquietud intelectual militó en el epicureísmo, en el maniqueísmo y en el eclecticismo para terminar en el neoplatonismo. Considera al hombre formado por tres elementos: cuerpo material; alma como principio vital, dotado en memoria, apetito y facultad cognoscitiva y espiritu. El hombre busca por todos los medios la felicidad, pero sólo podrá alcanzarla cuando logre satisfacer sus ansias infinitas de verdad y de bien. Pero como solo Dios es verdad y bien absolutos, sólo en Dios alcanzará su plena felicidad, a la que tiene acceso en Cristo. Asi Dios es el centro y el fin de todo: perfeccion absoluta, creador, providente, eterno, inmutable.

Lo conocemos por el maravilloso orden de las cosas externas, su belleza, su bondad y su contingencia; la naturaleza de nuestros conocimientos también nos lleva a la suprema Verdad. San Agustin supera la desconfianza de los escépticos y afirma la existencia de la verdad, aun en medio de la duda, y la capacidad del hombre para alcanzarla.

El conocimiento humano tiene tres niveles: sensible, que nos da una imagen de las cosas; cientifico, elaborado por la razón inferior; y la sabiduria, que nos permite conocer las esencias de las cosas. Sin restar importancia a otros temas de la doctrina agustiniana, tal vez lo mas original en él es su concepción de la historia.

Sn Agustin encontró la forma de armonizar la razón y la fe, y en este sentido se adelanta a la escolastica. Personalidad originalísima, rica, vibrante, es el eslabón entre la antigÜedad y la modernidad. Ve las maravillas del mundo pagano, pero sólo les encuentra sentido en Dis. Como pagano se asoma extasiado al mundo exterior; pero no se pierde en la exterioridad sino que se vuelve hacia sí mismo alcanzando los abismos insondables de la interioridad humana.
POR LAURA C. VELANDIA H.

1 comentario:

  1. Buen trabajo, Laura. Falto algo de crítica personal. Calificación: 5.0

    ResponderEliminar