sábado, 29 de agosto de 2009

TRASCIENDETE EN TI MISMO

San Agustin nos cuenta como desde un comienzo de su vida estaba perdido, equivocado de la vida muy alejado de la verdad a pesar de haberla buscado tanto, la verdad que por mucho tiempo no quiso ver y que su madre siempre le inculco.
Solo hasta el día en que estando con su madre en Ostia contemplando el cielo, su infinito, el muy dentro de si mismo escucha la verdad: que solo Dios es quien nos puede salvar y llevar al camino de bien, que solo con el nuestra alma tiene el perdón, dejando toda vanidad, y todos los placeres de la carne, y siguiéndolo a el, con humildad, unirse de corazón y alma.
Esto nos da ha entender que las cosas superficiales de la vida: el dinero, los carros, las joyas, etc. no nos siven de nada si no tenemos a Dios en nuestro corazón, siguiendo siempre sus deseos.
RUTH SANCHEZ REYES. Gastronomía Ier semestre

1 comentario:

  1. Ruth, faltó esmero en la forma y profundidad en el contenido. Calificación: 3.0

    ResponderEliminar